Miel Reinita

Ana, de 25 años, nos cuenta que hace 2 años arrancó con este emprendimiento. Primero fue por hobby, con su padre tenían 1 colmena en el patio de la casa, y usaban la miel para consumo del hogar. Poco a poco su interés fue creciendo, fue aprendiendo mucho de la organización y necesidades de las abejas y cansada de trabajar en una oficina, decidió comenzar a trabajar junto a ellas. Hoy ya tiene un apiario de 55 colmenas en Ibarlucea, en el campo que era de su abuela. Acá las abejas se alimentan de flores silvestres de eucaliptus y también de flores de alfalfa.
Desde hace 1 año Ana decidió no usar químicos para hacer las “curas recomendadas”, ya que contaminan la miel y comprometen también el bienestar de las abejas y pueden generar envenenamiento. Como remplazo para combatir las plagas, por ejemplo hormigas, se puede usar laurel, y ácido oxálico.
“Aprendí que a este trabajo hay que hacerlo tranquila,





Datos del emprendimiento