Dulces del Jardín

En 2001, Graciela ejercía su profesión de arquitecta y su marido complementaba su trabajo haciendo las instalaciones de las obras que ella proyectaba. Ya tenían cuatro hijos a cargo cuando en ese mismo año ambos quedaron sin trabajo. Desesperada, Graciela comenzó a producir dulces con los frutos de los árboles de su jardín. El esfuerzo y el boca en boca le permitieron crecer hasta formar un gran emprendimiento de producción primaria y elaboración de alimentos completamente agroecológico.

Los Dulces del Jardín poseen el inconfundible sabor de una familia que luchó desde muy abajo cuidando su tierra y sus alimentos, en preclaro compromiso con la salud de sus clientes.





Datos del emprendimiento