Paihuen del Alba

Elisabeth y su marido produjeron alimentos de forma convencional durante muchos años. Sin embargo llegó un momento en que la compra de insumos químicos comenzó a afectar seriamente las arcas del emprendimiento. Más tarde, sus tierras fueron expropiadas durante la construcción de la Autopista Rosario – Santa Fe.
La historia tiene un final feliz: la Municipalidad les brindó un espacio, que anteriormente era un terreno de corralón de materiales para la construcción, donde finalmente nació Paihuén del Alba: una verdadera Tierra de Paz donde nacen las más deliciosas hortalizas y plantas aromáticas y medicinales de producción agroecológica que llevan el aroma de la tradición familiar de la que se heredaron las técnicas productivas.





Datos del emprendimiento