Grupos de Consumo

Qué es y Cómo funciona un grupo de consumo

Se trata de pequeñas organizaciones o grupos de consumidores que se ponen directamente en contacto con el productor y realizan una compra directa a él. Surge de manera cooperativa entre ambos consumidores y productores Autogestionados – gestión y planificación se realizan por parte de ambos productores y consumidores. Distintos modelos de asociación a través de distintos acuerdos de compra estable. Con compromiso de compra estable. Este acuerdo, formal o informal, puede definirse a lo largo plazo o puede constituir en una compra permanente de duración indefinida. Los productos se entregan bajo formas de cestas fijas o cestas cuyo contenido se elije por los consumidores. Se trata por la mayoría de productos frescos, frutas y verduras de temporada. Con la entrega se pueden encargar los consumidores organizándose por turnos de buscar sus cestas directamente en el lugar de producción o los productores, que pueden organizar entrega hasta un punto previamente acordado. El contacto directo con el productor genera vínculo de confianza y favorece la estabilidad en las relaciones. La venta directa que se realiza en este tipo de iniciativas presenta la ventaja en cuanto a la definición del precio. Dado a que no se incorpora ningún costo de transporte ni de intermediarios, el único precio que se paga es el del productor.

Forma tu grupo de consumo

Cómo armar un grupo de consumo: Si no encontrás ningún grupo o cooperativa de consumo, te animamos a formar uno. En principio requiere cierto esfuerzo, pero te aseguramos que vale la pena para acceder a alimentos más sanos a precios más accesibles. Te sugerimos algunos elementos, que siempre pueden ser útiles, pero que tendrás que adaptar a las necesidades y especificidades del grupo.

– 1º paso: reuní un grupo de personas Un número óptimo, para empezar, suele ser juntar 10 casas, aunque a veces con 5 basta. El tamaño del grupo debe fijarse en relación con el pedido mínimo que puede hacer rentable la distribución, y también con la facilidad que tengan para organizarse. Facilita el trabajo si las personas que integran el grupo son familiares, amigos/as, o compañeros/as de trabajo, en síntesis personas a las que puedas ver con frecuencia. También es importante, por ejemplo, considerar el espacio que tenés para recibir los productos.

– 2º paso: acordar la forma del grupo A veces los/as productores/as sugerirán la forma de organizar los pedidos, pero, si no, lo tendrás que pensar y diseñar con tus compañerxs. También hay que pensar otras cosas: ¿cada cuánto tiempo se quiere recibir los alimentos? ¿cómo se va a organizar el reparto? ¿ los pagos? ¿quién se comunica con los/as productores/as? ¿qué tipo de alimento se quiere integre y qué características tendrá el mismo?

3º paso: buscar productores/as locales Para ello podés hablar con otros grupos de consumo, con asociaciones de agricultores/as ecológicas de nuestra zona. Normalmente, los grupos empiezan pidiendo producto fresco (frutas y hortalizas), que se consume de forma más cotidiana, y más tarde buscan otros productores: pan, aceite, huevos…

4º paso: acordar un sistema de pedido, reparto y pagos Primero asignar un lugar de recepción de los alimentos. Después acordar con los/as agricultores/as en el día y la hora de reparto, y en cómo y cuando realizaras los pedidos (por Internet, por teléfono…) y la forma de pago (a la semana, al mes, el día de entrega, por transferencia…)

5° paso: poner el grupo en marcha La experiencia irá mejorando la organización del grupo y seguramente empezará a ampliarse y establecerse la vinculación con los/as productores/as. Como nos interesa, te sugerimos que nos escribas y nos cuentes los aprendizajes de tu propia experiencia, para que se vaya replicando o reinventando en otras formas de consumo diferentes.

Envianos un mensaje a soberanialimentaria@taller.org.ar